¿REGLAS CLARAS Y EQUIDAD EN LA NUEVA CONSULTA?

image_pdfimage_print

20980661794_45158eb8ac_bLa empresa encargada concesionar los espacios para el proyecto Corredor Chapultepec es la paraestatal ProCDMX, encabezada por Simón Levi, la cual se asoció desde un principio con el consorcio Proyectos de Infraestructura Chapultepec, S.A.P.I. de C.V., (Picsa), para la creación de un corredor comercial entre las colonias Juárez y la Roma desde la glorieta de Insurgentes hasta la estación del metro Chapultepec.

El corredor se ubicaría en los carriles centrales de dicha calle con un segundo piso dedicado exclusivamente a la actividad comercial proveniente de la iniciativa privada y concesionada a 40 años a la empresa INVEX argumentando, el propósito principal de “recuperar y rediseñar el espacio público para las familias”, aseguraron desde la Secretaría de Desarrollo Económico del DF.

Organización de la consulta

Aunque en un primer momento se estableció la fecha de la consulta organizada por el propio Gobierno del Distrito Federal el día 6 de Agosto, ésta se ha ido posponiendo ante el des-encuentro de proyectos, opiniones y sobre todo, la rotunda negativa de muchos grupos porque es evidente que significaría la privatización del espacio público.

Por presión de la ciudadanía organizada y los diversos sectores, la consulta de ha cambiado de fecha en varias ocasiones, y se han debatido públicamente las reglas y los instrumentos técnicos para realizarla. Aunque en un primer momento la consulta la organizaría el propio GDF, no fue sino hasta el 4 de Noviembre, que el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) que decidió atraer la consulta a petición del Consejo Ciudadano Delegacional, dado que los vecinos y las organizaciones de la sociedad civil, clamaban por transparencia en el proceso, dada la fuerte sospecha de que la administración de la ciudad está comprometida con Simón Levi y sus empresas.

Aún quedan muchas preguntas por resolver, dado que la forma en que se ha diseñado la consulta presenta vicios de origen muy graves. El principal problema a la vista es la definición de un territorio tan amplio como la delegación Cuauhtémoc para los ciudadanos que puedan votar. ¿Qué tienen que ver los habitantes de la colonia Guerrero, o del Centro Histórico, con la avenida Chapultepec en el tramo en cuestión? ¿Porqué no consultar a los vecinos de Polanco, o de San Miguel Chapultepec, que están mucho más cerca?

La delegación Cuauhtémoc involucra un territorio muy amplio, más alla de los vecinos de la zona, que en gran parte no se ve afectado por la construcción o no de este proyecto, pero que si puede “aportar” votantes, pero que pueden ser convocados con métodos poco democráticos (acarreados) para participar el 6 de diciembre a favor de un proyecto que interese al Consejo ciudadano de la delegación, mucho más cercano a los intereses de los empresarios y del gobierno, que de los vecinos organizados “para el NO” en las colonias aledañas.

Resistencia Ciudadana

Por sectores, la sociedad civil se ha organizado para oponerse a una obra de tal magnitud. Por ejemplo, el gremio de comerciantes y asociaciones comerciales de las colonias Juárez y Roma interpusieron un juicio de nulidad por considerar que este corredor afectaría la gratuidad de los espacios públicos, tanto para comerciantes puesto que argumentan que serían desplazados al aumentarse la plusvalía de la zona, y esto atenta contra el desarrollo democrático de los habitantes de la ciudad.

Por otro lado, los vecinos han argumentado la ilegalidad en la que se incurriría al construir el Corredor Cultural, por lo que algunos solicitaron directamente parar la obra, otros se acercaron a los políticos de oposición para evitar “vender la calle”, por lo que se pidió la ayuda del delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, en el supuesto quizás en exceso optimista de que, por su filiación morenista, se opondría a un proyecto eminentemente privatizador.

Incluso, las vecinas de la colonia Roma hicieron un llamado y explicaron que se repartirán volantes para detener la obra. También insistieron que más que una “recuperación”, la obra requiere mantenimiento y no de privatizaciones.

En tanto, la organización ambientalista Greenpeace señaló que el corredor es una imposición clara del Gobierno Central y que el “render” mostrado en las imágenes del proyecto que “Ni se convertirá en un pulmón verde, ni resolverá los problemas de movilidad de la zona, ni será tan cultural como se dice.”. En el mismo comunicado resalta que “En realidad el CCC (Corredor Cultural Chapultepec’’) no resuelve los problemas que aquejan a la Avenida Chapultepec, ni corresponde con el diagnóstico que lo impulsa. Los beneficios ambientales son cuestionables y los beneficios sociales y culturales que se buscan catalizar son pobres.”

Como algo poco usual, se han inscrito oficialmente “grupos de representantes” por ambas opiniones ante la autoridad electoral, que se pueden consultar abiertamente en este link: http://www.iedf.org.mx/images/banners/representantes.pdf

El día 6 de Diciembre de 2015 el Instituto Electoral del Distrito Federal realizará una consulta en la que sólo vecinos de la delegación Cuauhtémoc podrán votar.

La pregunta será:

¿Debe o no debe realizarse el proyecto del Corredor Cultural Chapultepec-Zona Rosa en el tramo comprendido entre Lieja y la Glorieta de Insurgentes?

Y sólo podrá ser contestada con “Sí debe” o “No debe”.

Así mismo podrás encontrar las ubicaciones de las mesas receptoras de opinión este 6 de Diciembre en la siguiente página habilitada por el Instituto Electoral del Distrito Federal para ubicar la mesa receptora de opinión más cercana en: http://portal.iedf.org.mx/mrocchz/index.html

Fuentes: