MÉXICO EN UN SOCAVÓN

image_pdfimage_print

Dos personas a bordo de un automóvil perdieron la vida en un hundimiento formado en el recién inaugurado Paso Express de Cuernavaca. A la fecha la única responsable parece ser la alcantarilla. ¿Quiénes debieron atender el problema y no hicieron caso?

El pasado 12 de julio de 2017 en el Paso Express Tlahuica, Morelos, que corresponde a la autopista Cuernavaca-México con dirección a la Ciudad de México, se formó un socavón cuyo perímetro alcanzó dos carriles y medio por cinco metros de profundad, en el cual dos personas en un automóvil cayeron e instantes posteriores perdieron la vida. Supervisores de la obra habían notificado sobre la necesidad de atender deficiencias en su construcción pero nadie lo hizo.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) comunicó que el hundimiento fue ocasionado por la erosión de una alcantarilla que se encontraba obstruida por el exceso de basura y acumulación extraordinaria de agua debido a las lluvias. El drenaje, que se encuentra a 15 metros de profundidad y corre por debajo de la autopista, no formaba parte de las obras realizadas para la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca.

Al día siguiente, el secretario de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, ordenó la destitución del delegado de la dependencia en Morelos, José Luis Alarcón Ezeta, por negligencia y no brindar la atención oportuna a las quejas y solicitudes de vecinos que se habían percatado del problema.

¿Quién la contrató, fue Ruiz Esparza o fue su jefe, o el jefe de su jefe? La SCT contrató a la constructora española Aldeza y Epcor para la realización de la obra cuya inversión fue de 2 mil 213 millones 500 mil pesos, la cual comenzó a construirse en noviembre de 2014. Pese a que su conclusión estaba programada para julio del 2016 fue entregada en abril del año en curso e inaugurada por el presidente Enrique Peña Nieto.

El Grupo de Expertos Independientes que realizaron un peritaje técnico aseguraron que las causas fueron el mal diseño del proyecto, falta de supervisión y no cambiar la alcantarilla. Según este grupo técnico, había conocimiento de esta falla desde un mes anterior al accidente. También los vecinos reportaron el riesgo de la alcantarilla ante la dependencia en Morelos. ¿Quiénes sabían y no hicieron nada?

Clemente Poon Hung, director general de Carreteras de la STC, declaró que se había recomendado el embovedamiento de la alcantarilla, pero se hizo caso omiso de esta encomienda. En septiembre del 2016, la STC fue notificada sobre la necesidad de cambiar la tubería por la empresa Sacc Ingeniería S.A. de C.V., responsable de la supervisión.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) se encargará de determinar las responsabilidades de la formación del socavón, así como de decretar las debidas sanciones. Entre las atribuciones de la SFP, podrá inhabilitar a las empresas que participaron en otras licitaciones públicas, y determinar si habrá funcionarios sancionados.

Parece que todo México es un socavón, por doquier se encuentran irregularidades y omisiones en la contratación de empresas para la realización de obras públicas. En el caso del Paso Express de Cuernava, la negligencia de unos y de otros costó la vida a dos personas. A propósito de las necesidades para la regulación de obra pública, recientemente, en reunión de comisiones senatoriales con el sector constructor, el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México aseveró que el sector se encuentra perjudicado por procesos amañados, no planeación, sobrecostos y desfases en calidad y tiempo. Es responsabilidad del Secretario de Comunicaciones y Transportes que la contratación de obras públicas esté sujetas a procesos transparentes desde su licitación hasta finalizar la construcción.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.