Conferencia: Corrupción, financiamiento ilícito en procesos electorales y fraude a la ley.

image_pdfimage_print

FOTO/GUILLERMO GRANADOS/GGV/POL/

5 de octubre de 2017.  Gala Menéndez PLV / La mesa estuvo conformada por Eréndira Sandoval y Santiago Nieto Castillo, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales. Tras una breve presentación del currículum del Dr. Nieto, este procedió a exponer el tema sobre delitos electorales desde su experiencia en la dependencia de FEPADE y el modus operandi a partir de carpetas de investigación.

Comenzó explicando que existe una periodicidad en la manera en que se cometen delitos electorales, lo cual denominó “Ciclo de delitos electorales”, pues se cometen en razón del tiempo. Esto quiere decir que según la etapa en la que se encuentre el proceso electoral, la fiscalía detecta cierto tipo de delitos:

  1. El más cometido es alteración al registro federal de electores (usurpación). Este se presenta en forma de turismo electoral y falsificación de datos de los electores. Este delito ocurre durante la jornada electoral.

Por ejemplo, se detectó en Veracruz que bajo la promesa de “un día en la playa” se movilizaron en taxis individuos a las urnas para que después pudieran pasar el resto del día en la playa.

  1. Compra de voto y condicionamiento de programas sociales. Este delito ocurre con anterioridad a la jornada electoral y tiene una duración más prolongada en el tiempo.

A cambio de un recurso que proviene de programas sociales, a los electores se les pide su credencial para votar; puede suceder que alguien más utilice la credencial (usurpación), o que “tengan secuestrada” la credencial para evitar que se vote por un partido político.

La manera en que se persigue este delito ha sido complicada, según el titular de la fiscalía, pues los gobernantes delegan la gestión de los programas a otros individuos, aunque sea bajo la dirección de los primeros. Un ejemplo es el caso de SEDESOL, en el cual funcionarios públicos delegaron la gestión de programas sociales a mujeres para condicionar la permanencia, a esto lo denominó “feminización de la criminalidad”; la pena para un ciudadano puede alcanzar hasta tres años, mientras que para un servidor público hasta 9. En este delito, se busca a personas en vulnerabilidad para que estas condicionen a los demás: criminalización de la pobreza y feminización de la criminalidad.

  1. Peculado. Este delito se presenta un poco antes de haber iniciado el tiempo de elecciones.

Fue expuesto el caso de Duarte en Veracruz. Por medio de empresas fantasmas recién generadas en el sistema fiscal se bajan recursos hasta empresas que terminan destinándose a campañas electorales. En este delito se utilizan recursos para financiar campañas políticas, sin embargo, ha habido procesos más complicaos, pues, aunque el Servicio de Administración Tributaria provee de información sobre la fiscalización de empresas, este delito puede llevarse a cabo con recursos en efectivo, lo que hace más difícil su rastreo.

El fiscal concluyó diciendo “quien más poder tiene, más delitos relacionados a abuso de poder tiene”, lo cual es una violación de derechos fundamentales. Esta violación transgrede los derechos de ciertos que son más vulnerables y se ejecuta por medio de grupos con mayor influencia dependiendo de la escala, por ejemplo: a nivel local, en delitos como la usurpación, turismo electoral y condicionamiento de voto, operan los gobierno municipales y grupos delictivos; en delitos como peculado, operan instancias de mayor envergadura como gobierno local y federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.