AYOTZINAPA: DOS AÑOS DESPUÉS

image_pdfimage_print

ayotzinapa1A dos años de los hechos, con un gasto millonario, el resultado es lamentable. Con las decisiones que Enrique Peña Nieto ha tomado desde esa noche del 26 al 27 de septiembre 2014 en torno al caso Ayotzinapa, comprometió su futuro, perdió la oportunidad de proyectarse como presidente y se le ha venido acabando el sexenio.

EL FINAL ANTICIPADO DEL SEXENIO

El 26 de septiembre de 2014, nadie se imaginaba la dimensión que con el tiempo adquiriría este conflicto. La desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, en Iguala Guerrero, ha dejado un saldo negativo para las instituciones del Estado Mexicano, pero principalmente para el presidente Peña Nieto.

En este periodo se han realizado130 detenidos, pero ni un solo sentenciado. Se tienen 32 investigaciones abiertas y la CNDH registra 60 casos donde hay quejas por violaciones al “debido proceso”, tortura y numerosos detenidos han solicitado amparo, de tal suerte que muchos podrían salir libres.

Las obstrucciones a las investigaciones que han pretendido hacer los grupos independientes, y la obstinación del gobierno de mantener la tesis del basurero de Cocula como “verdad histórica”, han desviado la atención de muchas líneas de investigación probablemente más productivas que han sido señaladas por el GIEI y por otros actores involucrados. A lo largo de dos años, con el desgaste de dos procuradores que han aparecido ante la opinión pública como “ineptos”, se ha demostrado la debilidad de una PGR subordinada a la presidencia de la República y la incapacidad del sistema de justicia de cumplir con la función que le da razón de existir.

Como ha señalado Álvarez Icaza “Ayotzinapa evidencia y concretiza la incapacidad del aparato de justicia de Peña Nieto, refleja esa intención del gobierno de querer minimizar el problema a un tema municipal, encapsularlo y reducirlo, no sólo atentando en contra del derecho a la verdad, sino inventando mentiras”.* Pareciera que más allá de los familiares de los jóvenes desaparecidos, antes que hacer justicia, más importante que la imagen pública de la presidencia, ha prevalecido la voluntad del encubrimiento. Si se recorren las etapas de las investigaciones y las preguntas que han quedado sin respuesta, queda en evidencia que los militares y la Policía Federal han sido protegidos. El ejemplo más reciente, Tomás Zerón, presunto responsable de la tortura de varios detenidos, acusado de sembrar evidencias en el río Cocula, ha sido removido de su cargo, para ser ascendido a un puesto de mayor jerarquía, ahora es nada menos que Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional. Esta decisión es una burla a las demandas de justicia de los padres de las víctimas y a la sociedad mexicana en general. Por eso nos unimos a la protesta, por eso queremos contribuir a llevar este mensaje lo más lejos posible.

En este segundo aniversario, presentamos el libro de Carlos Alonso Reynoso y Jorge Alonso, que nos acaba de mandar, donde presenta una investigación minuciosa del caso. Podemos estar de acuerdo o disentir de la interpretación que los autores hacen de los hechos, pero dada la importancia del tema, la lectura de este texto seguramente enriquecerá nuestra comprensión del presente de México.

Los autores en la contraportada escriben:

“Este libro es una especie de un diario del movimiento de Ayotzinapa que ha ido sacudiendo la vida del México actual y del mundo. Se fue escribiendo día a día con asombro al fragor de la constante lucha de este novedoso e incansable movimiento. No es la suma de actos, sino la configuración de un proceso complejo que no se ha dejado atrapar en el espectáculo de la degradada y corrupta política en que se encuentra sumergido el país. En su cotidianidad, el movimiento fue denunciando a un Estado perpetrador de crímenes atroces que, fabricando una insostenible mentira, ha querido ocultar la verdad, y no ha respondido con justicia, sino que mantiene y acrecienta la impunidad. El movimiento también fue exhibiendo el núcleo de los males del país en esa guerra que el capitalismo ha emprendido contra los de abajo. Este movimiento ha ido resistiendo los terribles agravios y ataques de los de arriba conglutinando y buscando con imaginación la construcción de un modo nuevo de convivencia inspirado por la vida, deambulando por una vía estrecha, dura, pero transitable buscando la verdad y la justicia junto a muchos más que combinan rebeldía, resistencia y organización”.

Link de libre descarga: http://occidente.ciesas.edu.mx/wp-content/uploads/2016/08/AYOTZINAPA2.pdf

Referencias
•    Proceso 2082 – 25/sept/2016, p17.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.